Esperanza por Paz y Alegría

noviembre 4, 2019, Shirley Blake

Hace tres años, la clase preescolar de mi hijo hizo mini pasteles de calabaza. Todavía admiro a su maestro por liderar el proyecto de repostería. El pastel de calabaza era pequeño, lindo, y el olor era reconfortante y delicioso. Afortunadamente, mi hijo compartió parte de su pequeño pastel conmigo y no estoy segura de si fue porque mi hijo lo hizo, ¡pero ese pequeño pastel de calabaza era tan delicioso! Me hizo pensar que las cosas deben disfrutarse sin importar que grande o pequeño sean. Calidad sobre cantidad, un buen actitud para tener estas fiestas.

Durante los últimos meses, he estado cubriendo factores protectores en los blogs. Junto con los dos meses restantes del año 2019, hay dos factores de protección que aún no se han cubierto. El factor protector que estoy cubriendo este mes es el apoyo, tener apoyo concreto en tiempos de necesidad. Elijo este específicamente porque las vacaciones están muy cerca y puede ser agridulce en función de múltiples factores como la dinámica familiar, las expectativas o las finanzas. Las vacaciones pueden ser extremadamente abrumadoras y estresantes, pero realmente creo que no tiene por qué ser así. Sentirse seguro de tener un apoyo concreto no siempre es cierto durante las vacaciones, pero aún puede aclarar e identificar lo que necesita y planificar de manera realista. Así es como aprendí a lograr honrar el espíritu de paz y alegría durante las vacaciones.

Como mencioné anteriormente, mis dos padres emigraron aquí desde México. Las vacaciones de crecimiento fueron una combinación de celebraciones mexicanas tradicionales y el aprendizaje sobre las tradiciones de los Estados Unidos. Las celebraciones navideñas de mi infancia fueron súper simples y poco materialistas. Nos divertimos probando nuevos alimentos como guiso de judías verdes, pavo y enchiladas o tamales. Fue realmente lo mejor de ambos mundos.

Tener hijos propios ha sido diferente, hay múltiples dinámicas que se suman a las diferencias, como tener redes sociales, múltiples eventos familiares y estructuras familiares cambiantes. Factores como este cambian las expectativas y las demandas y, a veces, pueden ser para peor. Entonces, ¿cómo navegamos por estos cambios y aún lo pasamos bien?

Hablemos de las redes sociales. Tiene sus pros y sus contras. Realmente disfruto de las redes sociales porque me siento conectado con la gente sin tener que usar mucha energía y tiempo para conectarme. Es genial para las vidas ocupadas de hoy en día. Aveces las redes sociales no me gustan porque a veces me encuentro inconscientemente comparando mi vida con otros que tienen medios/estilos diferentes a los míos. También puedo dejarme atrapar por los sentimientos exigentes de obligación o culpa de no hacer algo. Dejame darles un ejemplo. Sabía que octubre iba a ser un mes extremadamente ocupado para mí y para mi familia. No decore calabazas con mis hijos ni asistimos al parche de calabazas como una familia como en años anteriores. Afortunadamente, mis hijos pudieron hacer excursiones escolares al huerto de calabazas y la abuela los llevó a una excursión de otoño. No me sentí culpable, mis hijos no se lo pensaron y tal vez el próximo año podamos ir al huerto de calabazas en familia o decorar calabazas. A veces no podemos hacerlo todo debido a limitaciones de tiempo, finanzas u por otras razones, y para mí está bien.

Otro factor de estrés puede ser varios eventos familiares, dinámicas o ambientes familiares. Hace poco hablé con una amiga sobre las vacaciones y me dijeron que temían las vacaciones debido a los comportamientos reactivos y dramáticos de algunos miembros de la familia. Le aseguré sus elecciones, siempre tenemos la opción de no participar, participar con límites y comunicarnos y planificar.

Así que la opción de no participar, un miembro de la familia recientemente compartió conmigo que este año para las vacaciones les gustaría disfrutar de las vacaciones exclusivamente con su pareja. Respeto y entiendo su elección y todos estamos de acuerdo con esto. Otra opción que tenemos es participar con límites. Por ejemplo, si los eventos familiares son abrumadoras, puede elegir asistir a un evento familiar durante una hora o la cantidad de tiempo que usted elija. Es posible que desee participar en todos sus eventos familiares y pueda comunicar sus necesidades o deseos. Conozco a muchas personas que también hacen comidas con amigos.

Recordatorio amistoso amigos, los dias festejos no tienen que ser de cierta manera ni están obligados a tener expectativas idealistas. Es mucho menos estresante con menos expectativas. Planee con un conocimiento realista de lo que le gustaría. Manténgase dentro de sus posibilidades y sea creativo de manera que se alinee con sus valores. ¡Disfruta de los dias de fiestas y diviértete haciéndolo!

¡Estén atentos para más formas de tener apoyo en esta temporada de vacaciones! ¡Asegúrese de consultar nuestra guía local de recursos!

¡Hasta pronto!