Alimentando un Espíritu de Agradecimiento

noviembre 18, 2019, Shirley Rubio Blake

¿Alguna vez has visto el diciendo “Cambia tus pensamientos y cambias tu mundo”? Bueno, es verdad. ¿Cómo cambiamos nuestro cerebro para tener una mejor perspectiva en la vida? A través de mi trabajo en el sector de la primera infancia y con trabajando con personal médico, trabajadores sociales, terapeutas, consejeros y especialistas en comportamiento, he llegado a conocer los efectos especiales que la gratitud tiene en su cerebro. La ciencia existe.

Cuando pienso en estar agradecida, reflexiono sobre momentos en los que viví una inmensa gratitud. Los momentos de gratitud que recuerdo producen sentimientos de alegría y paz. La falta de gratitud sería el resultado de experiencias opuestas a la paz y la alegría, por lo que es el caos y la desesperación. La maternidad viene con desafíos y los momentos de caos son inevitables. Las redes sociales pueden aumentar las dificultades para comparar vidas que agotan la alegría y, en última instancia, conducen a la falta de gratitud. Si se siente atrapado o le falta gratitud, no se preocupe. Hay esperanza y puedes cambiar tus pensamientos.

Esto es lo que hago para ayudar a alimentar mis pensamientos y hacer que mi cerebro se concentre en la alegría y la gratitud.

Comienzo identificando cosas en mi vida que son caóticas o traen sentimientos de desesperación. El caos a veces es inevitable ser madre de dos niños muy enérgicos. Sin embargo, si menciono los puntos del caos, puedo pensar en soluciones donde pueda haber un poco más de estructura o paz. Entonces, ¿cómo se crean situaciones pacíficas dentro de su ámbito de ser padre? Aquí hay algunas maneras de crear momentos de paz en mi vida cotidiana:

  • Estarn en la naturaleza y disfruta de la belleza, disfruta de los detalles.
    Escribir en mi diario para ayudar a ordenar mis pensamientos y nombrar mis sentimientos
    Tomar un descanso, permanezca en silencio y desconecte de la tecnología.
    Dormir, tener una buena rutina de descanso nocturno
    Encienda una vela si está penoso, celebrando o simplemente porque quiere
    Crea momentos de silencio para disfrutar, silencio cuando conduces

Cuando estoy en  estado de paz mental, es más fácil para estar agradecida. La gratitud es como un músculo que necesita ser ejercitado. En cuando más ejerces gratitud, más fuerte es. Tener un corazón y un espíritu de agradecimiento no es cosa de un día, es con pequeños momentos que luego se suman a un día, lo que lleva a una vida en gratitud.

Hay retos,  si comenzamos a diseccionar nuestras vidas, es fácil de recuerdar lo malo, las deficiencias de los demás y de nosotros mismos. Podemos centrarnos en eso y nuestras vidas pueden parecer poco atractivas. Eso es fácil de hacer y no es una forma agradable de ver la vida. Trabajemos para tener un espíritu de agradecimiento en estas fiestas a través de las pequeñas cosas. En tener un corazón agradecido puedes compartir esa paz y alegría con otros como nuestros hijos. ¿De qué maneras he trabajado en engrandecer la gratitud?

  • Aprecio las pequeñas cosas. Vivimos en un gran lugar con estaciones cambiantes. Aprecio los cambios de temperatura, los inmensos detalles en el follaje, por ejemplo las hojas, y disfrutar tomando un té caliente.
    Cambie el diálogo interno: la vida no siempre sale como nos gustaría, así que trato de enfoquarme sobre lo bueno. Incluso en circunstancias difíciles, hay buenas lecciones que aprender. Ten en cuenta tus pensamientos, busca el bien siempre.
  • Practique la gratitud: todas las mañanas, uno de mis objetivos es dejar a mi hijo en la escuela a tiempo. Esto fue un desafío hace un año, así que cada vez que alcanzo este objetivo, me tomo 10-20 segundos para celebrar ese logro. Puede sonar menos de lo que es pero funciona de maravilla!
  • Termine con una buena nota: una de mis partes favoritas del día es poder dormir para que mi cerebro pueda descansar. Lo que he aprendido es decir gracias por las cosas buenas de mi día. Hago una lista mental de dos o tres cosas que salieron bien durante el día y luego pienso en todos los pequeños detalles que hicieron posible que esas cosas buenas sucedieran. Es una buena manera de dormirme sonriendo.

La gratitud es una habilidad que todos podemos practicar y requiere tiempo y esfuerzo. ¡Espero que puedas buscar las pequeñas cosas en la vida que traen paz y alegría a tu corazón! ¡Te deseo un maravilloso día de Acción de Gracias, y que puedas reconocer y apreciar las cosas simples de la vida!

Recuerde consultar nuestra Guía de recursos para las fiestas si necesita ayuda en esta temporada de fiestas.