La Voz Para Los Que No Pueden

enero 14, 2019, Shirley Blake

He blogueado mucho sobre ser mama, pero también soy la Coordinadora de Participación de Padres para el EL Hub. Cuando la gente me pregunta: “¿Por qué haces el trabajo que haces?” Recuerdo todo el apoyo que se necesita para crecer de una mujer joven a una persona que puede hacer una diferencia para mejorar a mi comunidad. Este año, continuaré en mi misión de crear una vida que valga la pena vivir para mí misma y para mis seres queridos porque no fue mucho tiempo que la vida fue difícil y me sentí bastante impotente.

Cuando yo era un jovencita, mi familia inmediata tenía grandes desafíos. Me sentí bastante sola, y sin un buen sistema de apoyo o mentores, participé en las principales actividades de la cultura universitaria, y resulto en un embarazo. Fue una gran experiencia para despertar la realidad y comprobar cómo las decisiones que tomas guían tu vida de ciertas maneras. Con un bebé en camino, cambie mi enfoque y para crear un ambiente saludable para que mi pequeño humano crezca y se desarrolle sanamente. Me inscribí en una clase de tejido para hacer un par de botines hechos a mano a para mi bebe. Las cosas no siempre salen según como planeamos. Terminé haciendo cuadro, un agarrador de hoyas y ordené botines tejidos a mano de Etsy. Luego luego, Kody y yo estábamos

Yo con mi pequeño Karson, extraño acurruca a mi bebe.

profundos en la lectura por libros de la información más reciente sobre el embarazo sobre cómo ser un “buen padre”. Kody y yo teníamos mucho apoyo, y juntos decidimos ser adultos y padres responsables a través de buscar trabajos con mejor pago, comprando una casa, y dándole todas las ganas para ser buenos padres. Todo eso ayudó a aliviar el miedo y lo desconocido.

El valor y la esperanza cambiaron mi vida en todas las formas posibles.

Después de ser padres por un tiempo, nos enfrentamos con una multitud de desafíos nuevamente. Aunque yo necesitaba cuidarme y cuidar a mi familia, solo tenía la fuerza para concentrarme únicamente en mi hijo. Decidí renunciar a mi trabajo de tiempo completo que pagaba bien para pasar más tiempo con él. Pensé en la idea de ser una ama de casa en casa. Fue difícil dejar mi trabajo, nuestros ingresos fueron mucho menos, e hicimos algunos significativos sacrificios. En reflejar, pienso que estaba luchando contra la depresión. En cualquier caso, sé que por ese tiempo y lugar en donde estaba concentrarme en mi hijo fue la decisión correcta.

Hubo una serie de actividades entre padres e hijos llamada Squishtivities, y nos unimos a la diversión. Una mujer llamada Janeece preguntó si yo era bilingüe y si estaba interesada en un trabajo de medio tiempo. Le hice saber que no tenía alguien que podía cuidar mi hijo. Ella me aseguró que la posición era amigable para las mamás y que mi hijo me podía acompañar. ¡Me convenció! ¿Diez horas a la semana, y pude traer a mi hijo? ¡Por qué no!

Mi trabajo comenzó en servir a mi comunidad a través de servicios y programación y, más específicamente, sirviendo a los latinos en la comunidad. Lo mejor que aprendí fue que servir a los demás era terapéutico para el corazón. En cualquier caso, algunas personas me criticaron por ayudar a los latinos como si no merecieran la ayuda.

Trabajar con adultos que tienen muchas ganas para aprender fue muy inspirador.

Eso fue desalentador, pero llegué a tener en cuenta que el público en general (que, en Oregón, es predominantemente blanco) desconoce las barreras sistémicas, raciales y culturales que enfrenta esta población. Yo sabía acerca de estas barreras, sin embargo, y los desafíos a los que se enfrentan estas personas al crecer con ellos yo misma. El resultado fue que yo pudiera sentir empatía, comprender, y lo más importante, ayudarles a resolver problemas.

Cuando mi hijo comenzó la etapa preescolar, y poco después, cuando nació mi segundo hijo, naturalmente cambié en mi trabajo con el enfoque al aprendizaje temprana y al servicio de poblaciones de alto riesgo. Mi camino para obtener mi posición hoy en día ha sido proceso humilde porque la gente realmente ha creído en mí y me ha ofrecido oportunidades para crecer. Conocí a personas que eran amables, amorosas y no juzgaban a los demás. Esas personas escuchan para entender. Debido a todas las personas maravillosas en nuestra comunidad, puedo expresar con confianza mis luchas y abogar por todas las madres, niños y familias que no están empoderados para hacerlo ellos mismos. Empatizo con personas pobres, sin confianza en ellos mismos y personas que ocupan ayuda y quieren mejor para sus familias porque yo también he estado allí. Siempre recordaré a la gente quienes estaban allí para mí cuando necesitaba ayuda.

Espero que cada persona pueda compartir si vergüenza su historia de luchas, que no juzguen a los demás ni a ellos mismos y ofrece gracia, cree en las personas que luchan y que ayuden a los demás cuando puedan.

Humildemente puedo decir que estoy agradecido por mis luchas y las oportunidades de crecer para genuinamente tener un lugar en mi corazón para los demás. Puedo decir que la maternidad ha sido un hermoso viaje hasta el momento y me hace una mejor persona.

¡Arriba ser valiente y tener esperanza para un buen 2019!